Google y Apple crearán el próximo sistema educativo.

A veces tengo la sensación de que el sistema educativo en el que trabajo es una distopía, es un mundo de ciencia ficción, es un sistema en el que se forma a jóvenes para la sociedad de hace veinte años, y donde todo el mundo discute sobre temas absolutamente triviales que poco o nada a importan a las necesidades reales de los alumnos.

 

En España todos se echan las manos a la cabeza porque los políticos no son capaces de alcanzar un pacto educativo, se discute sobre cómo pedir más papeles a los profesores, se discute sobre ratios, sobre cómo dar plazas en las oposiciones…

 

Y mientras tanto, en el mundo real hay dos gigantes de la tecnología, dos instituciones que son casi un gobierno mundial que están diseñando su sistema educativo particular. Y esto ocurre allá, fuera de nuestra burbuja, en la sociedad del 2018.

Los sustitutos del Ministerio de Educación

Y es que todo apunta a que la educación la van a dirigir y decidir desde Google y Apple. No, no es una exageración, no estoy haciendo ninguna crítica mordaz, lo que digo es real. Ambos gigantes (o dioses), están diseñando y difundiendo herramientas tecnológicas que resultan irresistibles al uso si lo que quieres es progresar como estudiante. Señalar esto es importante, hoy solo tendrán éxito, aquellos que sean capaces de aprender de forma permanente y rápida, y la tecnología ¡¡¡si se usa bien!!! es una ventaja competitiva.

 

Ambos han creado unos entornos que sustituirán a los libros de texto: Google ha creado el Chromebook, y Apple ha adaptado su Ipad para colegios; se mire por donde se mire, tanto uno como otro resultan más económicos y ventajosos que los libros de texto. Pero es que ambos también han creado softwares que permiten formar comunidades virtuales a profesores y alumnos, en donde los profesores podrán mandar tareas, evaluar e interaccionar con los alumnos. Y por último, también han creado aplicaciones para usar en clase, que ya incluyen el contenido curricular que los alumnos tienen que trabajar.

 

En resumen, Google y Apple están creando sus propios sistemas educativos, y poco a poco lo están implantando por todo el mundo. ¿Y cómo es eso? Porque esos sistemas que ofrecen parecen ser tremendamente ventajosos. Sí, es cierto que no son ONGs y que lo que quieren es ganar dinero, pero si lo que ofrecen es más barato que los libros de texto y más ventajoso ¿cuál sería el problema? Por otro lado, en el sistema actual también hay un enorme cruce de intereses económicos con las editoriales de por medio.

 Entonces….  ¿qué hacemos?

¿Bajamos los brazos y entregamos las armas?

 

Las leyes que apruebe el Ministerio de Educación van a importar muy poco frente a los softwares que saquen dichas empresas, pronto no miraremos qué dice la Orden del gobierno respecto al curriculum de 4º de la Eso, miraremos el contenido del último programa que ha sacado Apple para 4º de la Eso, estudiaremos cómo podemos aplicarlo en clase, su interface, cómo ayuda a la comunicación entre profesor-alumno…

 

Estos mismo softwares ya nos dirán como evaluar, y nos van a facilitar tanto la tarea a los profesores, que nos negaremos a interpretar y seguir ninguna orden educativa del gobierno.

Pero vamos a la pregunta…., 

¿Es malo que nuestra educación la dirijan Google y Apple? 

La respuesta no la tengo tan clara. 

 

Si viviese en Finlandia o Noruega, diría que la educación debe estar bajo responsabilidad del gobierno, pero vivo y trabajo en Andalucía (España), y me he convertido en un completo ateo respecto a los políticos, he perdido toda la fe en ellos, así que creo que cualquier cosa que nos traiga Google o Apple puede ser mejor que lo que traigan nuestros dirigentes. (Repito, esto es aplicable al contexto español).

 

Lo ideal sería que las autoridades mismas creasen esas herramientas que están creando Google y Apple, pero no, no lo hacen; hacer leyes sí, eso sí lo hacen, pero esto otro, no. 

¿Qué hacemos maestros y profesores?

Esta ola parece que es imparable, el instituto que en pocos años siga usando libros de texto y prohibiendo los móviles, va a ser un instituto del pasado. Y parece que está claro, quién y qué va   a suplir el espacio de los libros de texto. 

 

No podemos negarnos, yo uso el Ipad todos los días, y gracias a la aplicación del cuaderno del profesor me he ahorrado muchísimo trabajo. Esta aplicación, ( la que yo uso se llama Idoceo) permite de manera fácil realizar rúbricas y evaluar por estándares. Nos dice la ley que tenemos que hacer rúbricas y evaluar por estándares, pero sino fuera porque tengo el ipad con dicha aplicación, sencillamente no podría. 

Y en mi clase yo ya hago exámenes con el móvil, ¡¡y funciona!!

¿Qué tenemos que hacer?

Los miembros de la comunidad educativa tenemos que volver al 2018 y educar a nuestros alumnos para la sociedad que habrá dentro de 5 o 10 años. Tenemos que abandonar los debates de los 90, tenemos que despegar todas esas etiquetas que impiden la reflexión. El avance tecnológico va como el rayo, quien no lo entienda, quien no se adapte, estará condenado a ser siervo. Por eso es importante que prestemos mucha atención a lo que compañías como Google y Apple están haciendo, porque todo apunta a que tendrán el próximo ministerio de educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *