Lo que un alumno debe saber al terminar la secundaria

Deberíamos preguntarnos cuáles son las disciplinas y habilidades que el alumno va a necesitar de aquí a cinco o diez años, primero para ser una persona emocionalmente sana, segundo para ser un ciudadano responsable y comprometido con sus semejantes, y tercero para tener éxito en el mundo laboral.

1.- Un alumno debe de tener una competencia de nivel medio en hardware y software.

El alumno debería saber programar aplicaciones para móviles, hacer páginas web, editar videos, saber desmontar y montar un móvil o un ordenador… La programación es el nuevo inglés, no importa a lo que se vaya a dedicar: médico, arquitecto o cantante; sea cual sea su camino, tareas como hacer una aplicación o manejar wordpress, no deben ser ningún secreto.

Y muy importante, como expliqué en el artículo anterior, debe demostrar que sabe usar esos conocimientos para cosas útiles y beneficiosas, para sí mismo y para los demás. La enseñanza de las tecnologías debe ir ligada a la enseñanza de valores éticos y morales; de esta manera procuraremos que se les de un buen uso a estas herramientas.

2.- Hoy día un alumno debe dominar al menos otros dos idiomas a parte del propio.

¿Inglés y Francés? ¿Inglés y Chino?…. La cuestión de qué idiomas, es más o menos irrelevante, siempre y cuando ese segundo o tercer idioma sea hablado en un país desarrollado. No podemos saber cual será el idioma de moda en 10 años, no sabemos si el inglés perderá importancia a favor… ¿del francés?

Por otro lado, se están desarrollando aplicaciones que traducen de forma simultánea…. pero aún así, aunque esas aplicaciones lleguen a traducir de forma perfecta, en el mundo global de hoy día, en el que la movilidad del ciudadano es total, y no sabes cual será tu residencia de trabajo, o de dónde será tu cliente, se requiere al menos el conocimiento y dominio profundo de un segundo y tercer idioma.

 

3.- Un alumno debe saber perfectamente cuáles son los hábitos necesarios e imprescindibles para tener una salud plena.

Los adolescentes no le dan ninguna importancia al cuidado de la salud, por eso, porque son jóvenes. Pero si quieren triunfar en la vida y ser felices, a la larga la salud es un requisito imprescindible. Por eso hay que enseñar de forma clara e insistente, aquellos principios básicos de la nutrición y la actividad física, que les ayude a tener una salud plena, un cuerpo estético, y sobre todo, a ser más felices.

Reforzar el equipamiento deportivo en los institutos, ¿más horas de Educación Física?, dar clase mientras se pasea, ¿y sentados en el suelo?, eliminar los refrescos azucarados de los institutos, ofrecer desayunos saludables, clases de cocina, clases de repostería de dulces sin azúcar… Medidas que ayuden a forjar un estilo de vida saludable.

 

5.- Hoy día un alumno que acabe la secundaria debe saber hablar en público.

No hay excusas; es absolutamente necesario que un chaval sepa hablar durante 10 minutos, de algún tema en concreto a una audiencia de desconocidos. ¿Ventajas para el alumno? Innumerables. La excelencia y el talento sirven de poco si a la hora de la verdad, no sabes comunicar todo lo que vales, por eso la exposición oral es sin duda el mejor camino para aprender a comunicar y a expresarse; además siempre es una experiencia mucho más profunda y enriquecedora, el compartir el conocimiento con los compañeros, que la mera y llana memorización.

 

 6.- Un alumno debe aprender a gestionar sus emociones.

Nos hemos obsesionado en convencer a los alumnos de que todos son los mejores porque sí, de que hay que evitarles el sufrimiento, de que el sacrificio no es necesario. Debemos enseñar a gestionar las emociones desde pequeños, a saber canalizar esos instintos que todo ser humano alberga en su interior. Por ejemplo… ¿la envidia es buena o mala? Si la usas para atacar al prójimo es mala, ¿pero y si la usas para superarte a ti mismo? ¿Es mala la violencia?…. ¿Y si se usa para defender al débil?…. La meditación, el yoga, el llamado minfulness… ¿artes marciales?…. Son actividades que pueden ayudar a gestionar las emociones e instintos más profundos.

 

7.- Debe conocer todas las fases de la agricultura.

Cada grupo debería trabajar en un huerto durante toda la etapa de la secundaria. Hoy día más que nunca se precisa que el niño vuelva al campo, a las plantas, a la naturaleza…. Y la forma sería, transformar el instituto en un entorno natural. En el mundo de la realidad virtual y las redes sociales, en el mundo de la comida basura, en el mundo del consumir sin reciclar o reutilizar, se hace más necesario que nunca enseñar a los más pequeños de donde vienen los alimentos, los recursos necesarios para producirlos, los tipos de vegetales, hortalizas y cereales que existen, sus lugares de origen ¡¡Sus propiedades nutricionales!! Tantas y tantas enseñazas y valores se pueden extraer de esta actividad, que es realmente necesaria.

 

8.- Debe aprender al menos una modalidad artística.

En el mundo de hoy si hay una cualidad que puede salvarte, hacerte encontrar trabajo y ser exitoso, es sin duda la creatividad. Y para fomentar la creatividad el arte es el mejor camino. Todos los alumnos durante su formación deberían practicar, cultivar y destacar, en al menos algún tipo de arte: dibujo, teatro, danza, literatura, escultura, canto, instrumento…. Todos deberían trabajar de forma intensiva alguna de estas disciplinas. De esta manera, no solo se les enseña a conectar consigo mismos a través de un lenguaje artístico, sino que además fomentan su espíritu creativo.

9.-Y aunque muchos no lo crean, también es necesaria una formación en humanidades.

Los humanistas del Renacimiento lo entendieron perfectamente: el estudio del arte, de la literatura, de la música, de las lenguas, la historia…. ayuda a la comprensión y conocimiento del ser humano, ayuda a entender su conducta, su reacción, y por ende ayuda a la comprensión de la sociedad en su conjunto. Esto puede ser de gran utilidad a la hora de dirigir cualquier equipo de trabajo, o a la hora de saber convivir en sociedad.

 

He propuesto nueve objetivos, ¿son los esenciales? ¿Me dejo alguno que sea igualmente importante o más que los anteriores? ¡¡¡Pero ojo!!! No podemos cometer el error de nuestras autoridades educativas que empiezan a enumerar objetivos y objetivos y competencias, y tenemos que cumplir con tanta cosa,  que al final no cumplimos nada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *